En primera persona, de esta manera ha querido acercarse la asociación de madres y padres de Salesianos San Antonio Abad a los proyectos sociales de la Fundación Ángel Tomás – FISAT que pertenecen a su Obra.

Por: FISAT

“En primera persona” es una iniciativa de espacio compartido que quiere conocer, más allá de las aulas, realidades y experiencia vitales. “Forman parte de nosotros”, señalaba Aurora, presidenta de AMPAS VSAA, quien valoraba la riqueza que aportan como ambiente de la Casa, las plataformas sociales. “Como padres tenemos presente la importancia de educar a nuestros hijos desde la solidaridad y el compromiso”.

En la misma línea se pronunció Segundo García, director de la obra Salesianos San Antonio Abad y secretario de la Fundación Ángel Tomás: “El colegio no sería lo mismo sin los proyectos sociales. Despiertan la solidaridad y es necesario educar en solidaridad y sensibilidad”.

La plataforma social de San Antonio Abad está integrada por la Casa y el Centro de día Don Bosco, los pisos de emancipación Magone, el Taller de Hostelería y Grupo Martes. En el encuentro también participó la ong salesiana Jóvenes y Desarrollo.

A través del testimonio de las educadoras y educadores se explicaron cada uno de los recursos de la Fundación Ángel Tomás, el día a día de cada proyecto, las dificultades a las que se enfrentan, pero sobre todo la importancia que tienen cada uno de estos proyectos para ofrecer oportunidades a las personas, especialmente a menores y jóvenes que están en situación de vulnerabilidad.

Vicente Serrano de Grupo Martes advirtió sobre los peligros de la ludopatía y ofreció varios consejos para prevenir las adicciones en la juventud, entre ellos dar ejemplo y ser coherentes, pasar más tiempo con los hijos o enseñar a vivir la frustración.

Charo, de la Casa Don Bosco, transmitió la vocación y profesionalidad con la que se trabaja en los proyectos y explicó la intervención individualizada que se hace con cada menor a través de diferentes programas: igualdad, salud, tiempo libre y deporte, entre otros.

De su experiencia vital como educadora destacó su aprendizaje constante, “yo crezco con ellos gracias a su potencial” y “he aprendido a no juzgar, a ponerme en la piel del otro”.

Desde los distintos proyectos se incidió en la importancia de los recursos que trabajan en la prevención como los Centros de Día. Donde es prioritario el trabajo con las familias, acompañándolas y asesorándolas para favorecer la educación y bienestar de sus hijos.

Cada proyecto de la Fundación Ángel Tomás da soporte a una realidad y a unas necesidades, pero todos trabajan desde la línea de la prevención y de la promoción integral de los jóvenes.

Como ejemplo, el testimonio de Hasam, que acompañó a Rosana, educadora y coordinadora de los Pisos de emancipación. “Estar en el piso me ha dado una familia y amigos”, explicaba. Hasam es de Marruecos, tras vivir en un centro de menores en Ceuta y cumplir la mayoría de edad, pudo venir a Valencia al piso Magone. Ahora trabaja en uno de los proyectos de la Fundación y estudia el graduado por las tardes.

Para finalizar, todos los asistentes destacaron la importancia que tiene la figura del voluntariado, especialmente en proyectos como los centros de día, Grupo Martes o la ong Jóvenes y Desarrollo

Como aseguró Vicente Serrano, “el voluntariado va a cambiar el mundo”.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies