María Gómez, chef del Restaurante Magoga en Cartagena, ha participado en la charla de este jueves de FISAT te cuenta. Magoga abrió las puertas de su casa a la Fundación Ángel Tomás- FISAT para acoger a uno de los destinatarios de inserción sociolaboral en prácticas no laborales.  

Por: FISAT

María ha hablado con Cristina Martínez, técnica de Voluntariado y Sensibilización de FISAT, sobre un proyecto que comenzó hace seis años y cuenta ahora con varios reconocimientos, entre ellos una Estrella Michelin 2020;  sobre la experiencia con FISAT y sobre primeras oportunidades.

Puedes seguir adelante con tu vida y hacer tu marcha o puedes involucrarte. Y esta última opción fue la decisión de María y su equipo de Magoga cuando desde FISAT en Cartagena se les presentó la propuesta de acoger en prácticas a uno de los destinatarios del itinerario de inserción sociolaboral. “La experiencia fue genial, no sabía mucho castellano, entre todos nos fuimos adaptando e intentando explicarle lo mejor posible”, relata.

“Aunque al principio pueda parecer que es una pérdida de tu tiempo al final es todo lo contrario porque sales reforzado y aprendes tú más de ellos que ellos de ti. Lo recomiendo 100 %”, explica María, quien ha animado a las empresas a embarcarse en este tipo de colaboraciones con entidades sociales. “Animo a todo el mundo, es una experiencia y te desarrolla como persona y al final se trata de eso, de mejorar tanto a nivel profesional como personal”.

María, junto a su pareja Adrián de Marcos pusieron en marcha el restaurante Magoga, un sueño que se gestó en su época de estudiantes en la Escuela de hostelería de Karlos Arguiñano

Este tándem y su equipo han puesto a Cartagena en el mapa de las Estrellas Michelin, “una recompensa al trabajo duro”, señala María pero que no representa una responsabilidad añadida pues “esa responsabilidad y sacrificio ya la llevamos integrada”.

En ese sentido, la chef da unos consejos a todos aquellos jóvenes que quieren hacer de la cocina su profesión: “Lo principal es que te guste mucho la profesión, es la base, y luego disciplina, perseverancia, investigación, estudio”. No vale con tener sólo el título, advierte, “tienes que estar en continuo desarrollo y formándote en técnicas nuevas y avanzando en tu profesión”.

María y su equipo son una muestra de que la juventud tiene mucho que decir y que enseñar; “no se debe juzgar a las personas por su juventud; al final surgen muchas piedrecitas en el camino y lo importante es saltarlas lo mejor que se puede”.

Magoga ha representado una oportunidad, esa que es tan difícil de encontrar para muchas personas que tienen muchas ganas de trabajar, aprender y aportar. “La primera oportunidad es muy importante. Yo también estoy muy agradecida. Cuando estudié en la escuela de Arguiñano, nos ofreció prácticas en su restaurante y gracias a él estamos donde estamos. Nos llevó de prácticas a otros sitios, nos abrió las puertas de su casa, y gracias a él hemos podido abrir este restaurante y estamos haciendo la cocina que nos gusta”.

Puedes ver la entrevista completa en nuestro canal de Instagram IGTV

Si quieres dar una primera oportunidad ponte en contacto con FISAT: rsc@fisat.es

También puedes colaborar: https://www.fisat.es/contigosomosmas/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies