Juan Bosco Sancho, director de Salesianos Zaragoza, ha charlado en “FISAT te cuenta” para contarnos de primera mano cómo avanza el nuevo proyecto social que se estrena este verano en la presencia salesiana. El campamento urbano de Zaragoza  es ya una realidad que va tomando forma.

Por: FISAT

Con Juan nos hemos atrevido a soñar, como él dice, “con los ojos entornados” en otros proyectos que sumar a la plataforma social de Zaragoza. “Tenemos la mirada puesta más lejos y la realidad nos irá orientando en un sentido u en otro”.

Disfruta de la charla con Juan en Instagram

Pero de momento, hoy celebramos que, del 2 al 8 de agosto, la Fundación Ángel Tomás- FISAT y Salesianos Zaragoza ofrecerán una alternativa de ocio educativo para niños y niñas del barrio de Delicias, donde se ubica la casa salesiana.

“Venimos trabajando desde septiembre. Estamos en contacto con Servicios Sociales del barrio y otras entidades como Cáritas y Cruz Blanca”, explica Juan. La previsión es que se puedan beneficiar de este proyecto entre 50 y 80 niños y niñas.

Un campamento urbano es un recurso socioeducativo que ofrece actividades de ocio y tiempo libre para niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad, durante una semana, en el mes de agosto.

El voluntariado que mueve este proyecto

Pero además, este recurso tiene una dimensión fundamental que es la del voluntariado. Un campamento urbano está promovido e impulsado por personas voluntarias que reciben formación y que se implican en todo el proceso de desarrollo de la actividad.

Salesianos Zaragoza cuenta con mucho potencial para promover voluntarios y voluntarias que se sumen al proyecto. “Hay  una realidad interesante, jóvenes con deseos de contribuir a la realidad que les toca vivir de una forma generosa y solidaria”. Como muestra, en el reciente certamen del Premio Don Bosco, muchos de los proyectos presentados por los jóvenes del centro educativo salesiano de Zaragoza han sido de carácter social y muy en línea para dar respuesta a las situaciones creadas durante la pandemia.

Se espera conformar un equipo de voluntarios y voluntarias de como mínimo 20 personas. “Ya se han apuntado jóvenes del centro juvenil, profesores, monitores que lo fueron en un momento y miran con cariño el poder participar de este nuevo proyecto”, comenta Juan, que confía en seguir sumando  personas al proyecto. “No partimos de cero, hay mucha gente que está en disposición de dar lo mejor de sí mismos a favor de otros, especialmente cuando hay necesidades que requieran una presencia nuestra”.

El voluntariado de los campamentos urbanos reciben formación específica y participan en el desarrollo de la actividad en los meses previos a su celebración. “No es una formación de animadores o de monitores, sino que requiere el conocimiento de una realidad social, en este caso la que configura nuestro barrio de las Delicias”.

¿Quieres ser voluntario/a en el Campamento urbano de Zaragoza?

Apúntate aquí.

“Nuestro deseo es convertir esto en una plataforma social”, explica Juan Bosco Sancho.

Desde luego, potencial no falta como ponen de manifiesto las inquietudes que nos traslada en “FISAT te cuenta”. Puede ser un próximo “proyecto de apoyo educativo” PAE, un proyecto de inserción sociolaboral…, planteamiento que “han quedado dormidos por la pandemia pero que se va a recuperar”, asegura Juan.  “Algunas cosas se van a redimensionar con la importancia que tiene”.

 

 

FISAT te cuenta. Actividad para la promoción del voluntariado y el compromiso social. Desarrolla: Voluntariado y Sensibilización. Colabora la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas a través de la convocatoria del IRPF.

ACEPTAR
Aviso de cookies