La inserción sociolaboral dirigida a personas solicitantes de protección internacional es una herramienta fundamental para lograr su inclusión en la sociedad de acogida. En FISAT Cartagena, con la colaboración del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y la financiación del Fondo Social Europeo, hay opciones de futuro ellas y ellos.

Por: FISAT

 

 

La inserción sociolaboral dirigida a personas solicitantes de protección internacional es una herramienta fundamental para lograr su inclusión en la sociedad de acogida. Gracias a la colaboración del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y la financiación del Fondo Social Europeo, desde la Plataforma Social salesiana de Cartagena se trabaja a través de los “Itinerarios de inserción sociolaboral individualizados para personas solicitantes de protección internacional en Cartagena (Murcia)”.

En 2020 fueron atendidas 4 personas y en 2021 se tiene previsto acompañar a 8 personas tanto en la mejora de su empleabilidad como en la búsqueda activa de un empleo.

A través de estos itinerarios se ofrece una atención personalizada que atiende las necesidades del destinatario/a en toda su dimensión. “Gracias al trabajo en red con otras entidades, con la administración pública y con los propios recursos de la Fundación Ángel Tomás-FISAT en Cartagena, podemos derivar a la persona hacia diferentes líneas de intervención: asesoramiento jurídico, ayudas sociales y económicas, etc. Está atención es muy importante porque contribuye a mejorar la estabilidad de las personas y por tanto las posibilidades de inserción sociolaboral”, explica David Barqueros, director de la plataforma social en Cartagena.

En la inserción sociolaboral se trabajan tanto las habilidades orientadas a la mejora de la empleabilidad, a través de talleres; aspectos esenciales como el aprendizaje de la lengua española; y la formación, mediante cursos de capacitación profesional.

La experiencia de los jóvenes solicitantes de protección internacional

Los jóvenes que residen en el Piso Inma Bernal para solicitantes de protección internacional son un buen ejemplo de cómo se trabaja desde FISAT en Cartagena desde la atención integral.

“Se acaba de cumplir un año desde la apertura en Cartagena del primer dispositivo de acogida residencial para jóvenes solicitantes de protección internacional en FISAT, el Piso Inma Bernal. En él, los cuatro jóvenes procedentes de países como Gambia, Albania y Mali conviven gracias a la financiación del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y del Fondo de Asilo, Migración e Integración, al encontrarse en primera fase dentro del sistema de protección internacional.

Durante este año, los chicos del Piso Inma Bernal han participado en clases para mejorar su nivel de castellano y así favorecer su inclusión en la sociedad española. También han desarrollado diversas acciones formativas orientadas a mejorar su empleabilidad y poder tener una primera oportunidad laboral en España (talleres de habilidades prelaborales y sociales, de técnicas y herramientas de búsqueda activa de empleo, de conocimiento del sistema laboral español y derechos y deberes de los trabajadores y trabajadoras, entre otros.)

Dos de ellos se encuentran actualmente realizando un curso de capacitación profesional de Soldadura con electrodo revestido y TIG, en Salesianos Cartagena, para obtener un certificado de profesionalidad de nivel 2. A su vez, los cuatro han superado la formación necesaria para obtener el certificado de Operador de carretilla elevadora UNE 58451. Por otra parte, uno de ellos ha realizado un curso de Auxiliar de almacén con FISAT, impartido por el Centro de Formación San Nicolás, habiendo realizado un periodo de formación en la empresa cartagenera HARIMSA (Harineras del Mediterráneo S.A.).

Así, a inserción laboral se convierte en un complemento imprescindible en este recurso de acogida de jóvenes solicitantes de protección internacional que contribuye a trabajar su emancipación y a facilitar que sean capaces de desarrollarse de forma autónoma, con el objetivo de que, en el momento en que tengan que abandonar el Piso Inma Bernal, puedan poner en práctica los recursos y herramientas adquiridas en materia de empleo en este tiempo.

Sin embargo, no son buenos tiempos para encontrar un trabajo. Es por ello, que actualmente se hace más necesaria la figura de la empresa como aliada imprescindible en los proyectos de inserción laboral. “Empresas que sean socialmente responsables, que estén dispuestas a dar una oportunidad laboral a estos chicos, y que quieran fortalecer sus equipos de trabajo incorporando todas las capacidades que los chicos pueden ofrecerles tras los periodos de formación específicos . Ahora, más que nunca, el empleo se convierte en un factor decisivo en la integración y la inclusión en la sociedad, y con la convicción de que esto puede ser una realidad, trabajamos día a día”, incide David Barqueros.

ACEPTAR
Aviso de cookies